Carta a Roxy






Llega la noche y caigo rendido, agotado. Unas descanso y otras no. Pasan las horas y cada día el amanecer llega antes. Como un autómata me levanto y coloco la correa de Lía, salimos al parque; no hay nadie porque a las seis la gente duerme o va a trabajar, ella corre y yo comienzo a sentir como ese nudo vuelve a atenazar mi estomago, ese nudo que solo tus palabras conseguían aflojar. Vuelvo a casa y comienza el tormento; las horas no pasan. Vomito el desayuno, vomito lo poco que intento  comer. Ese nudo atenaza mis entrañas dejando que solo el liquido penetre en mi estomago y aun así llega un momento en que es incapaz de asimilarlo y lo expulsa por mi boca como si de un río desbordado se tratara.  Quiero morirme, mas no muero. Patético paseo por la calle arrastrando una pena que da lástima a quienes la observan; imbéciles no quiero vuestra lastima, no veis que en el fondo os odio solamente porque vosotros existís y ella no. Apartaros de mi, dejarme vagar como un fantasma solitario con mi pena, no hagáis aflorar más lagrimas a mis ojos para adular vuestra vanidad de buena gente. La música me recuerda a ti, la calle me recuerda a ti, si voy a comprar me acuerdo de ti, vaya donde vaya hemos estado juntos. Encerrarme en casa y llorar es mi único consuelo, pero por desgracia no siempre puedo hacerlo.

Ni los míos me comprenden, me chantajean emocionalmente con frases que llenan mi cerebro de culpabilidad, que cargan con más angustia mi corazón ya de por si desecho. Qué diferencia contigo amor mío que me quisiste tal como era, un loco sí, pero un loco  de amor  que hubiera dado la vida por ti si Dios me hubiera permitido cambiarla.

Ahora en mi vida por más que me digan ya no  queda esperanza, he perdido ese halito de vida que tú me insuflabas con tus besos, con tú sola presencia, con ese hacerte notar aunque estuviéramos uno en cada habitación, tú viendo la televisión y yo en el ordenador. Vuelvo a ser el mismo desastre que era antes de que entraras en mi vida. Tú eras mi interruptor, me apagabas cuando mis fusibles comenzaban a calentarse y, además nunca me decías una palabra de reproche.

¿Comprenderán algún día nuestras hijas nuestro amor y, él porque quiero reunirme contigo?

2 comentarios:

Rebeca Bautista dijo...

Mi estrella...siempre t he entendido...ahora soy yo la que se identifica con esas palabras....os hecho tanto dde menks....todo....todo...me.recuerda a. Vosotros....llevan las putas navidades...y mee veo sola...totalmente sola...pq lo unkko k.kiero es ceelebrarla cn.vosotros...aunke no haagamos naada...solo sentiros cerca...os echo d menos mis estrellas...menos mal que os hice caso...y esta lucia...pq si no....no se que situacion...estaria viviendo

Rebeca Bautista dijo...

Mi estrella...siempre t he entendido...ahora soy yo la que se identifica con esas palabras....os hecho tanto dde menks....todo....todo...me.recuerda a. Vosotros....llevan las putas navidades...y mee veo sola...totalmente sola...pq lo unkko k.kiero es ceelebrarla cn.vosotros...aunke no haagamos naada...solo sentiros cerca...os echo d menos mis estrellas...menos mal que os hice caso...y esta lucia...pq si no....no se que situacion...estaria viviendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...