Trastorno bipolar





Antiguamente conocida como psicosis maníaco depresiva, Roxy me ayudo a sobrellevar esta "enfermedad" desde que me fue diagnosticada en el 2002. Su gran amor hacia mí, fue lo que me saco de los grandes baches con los que he tenido que lidiar durante estos años. Ella me acompañaba a los médicos, se preocupaba de que tomara la medicación, calmaba mis ataques de ira, mis ataques de pánico. Soporto estoicamente mis "desastres financieros", me acompaño en todas las aventuras que emprendía en mis fases "maniacas" y cuidaba de mi cuando me encamaba en las fases depresivas,obligándome a entrar en la ducha y quitarme ese aspecto andrajoso que todavía me hacía parecer más enfermo antes de tirar de mí hacia la calle. Ahora sin ella, ¿que será de mi?



El Trastorno  Bipolar I es un trastorno orgánico debido a un deficiente funcionamiento de las estructuras cerebrales encargadas de regular el estado de ánimo, de manera que el individuo presenta importantes fluctuaciones, en sus emociones y sentimientos, así como en su nivel de actividad. Estas fluctuaciones se traducen en cambios hacia dos polos opuestos en el estado anímico de la persona:
  • La Manía, también conocida como Hipertimia, caracterizada por exceso de actividad, disminución de la necesidad de dormir, sensación de euforia que no responde a un estímulo concreto, gastos excesivos, locuacidad, proyección de planes irrealizables, aumento de la sociabilidad, alucinaciones o ideas delirantes, entre otros síntomas.
  • La Depresión, En la que predomina la falta de ilusión, sentimientos de abatimiento, tristeza y desesperanza, disminución de la autoestima, alteraciones del sueño, sensación de fracaso e incluso deseos de morir.
El Trastorno  Bipolar I
  • Es la forma más conocida de Trastorno Bipolar, y se caracteriza por la presencia tanto de crisis maniacas puras como depresivas puras.
  • Suele iniciarse en la juventud. Es habitual que el primer episodio sea de manía, en los hombres, y de depresión en las mujeres.
  • Los episodios maniacos van acompañados en muchas ocasiones de síntomas psicóticos (fuga de la realidad, delirios y alucinaciones) y suelen necesitar de ingreso hospitalario para su remisión.
  • El cuadro depresivo que suele seguir a la manía alcanza con frecuencia un nivel de gravedad elevado, con riesgo de suicidio para el paciente.
  • Desde el momento en que la persona sufre la primera crisis, puede pasar mucho tiempo hasta que tenga lugar la siguiente, lo que hace más difícil el diagnóstico precoz.
CICLACIÓN RÁPIDA
  • Hablamos de Cicladores Rápidos para referirnos a los pacientes bipolares que presentan al menos cuatro recaídas a lo largo de un año, aunque en los casos más graves pueden llegar a darse muchas más, pasando de un estado a otro en cuestión de semanas, días e incluso horas. Se trata por tanto de una variedad que genera un mayor nivel de disfunción personal y deterioro a nivel social y laboral,  y que está presente en, aproximadamente, en un 15 % de las personas con trastorno bipolar.
  • Diversos estudios establecen como uno de los principales motivos de la ciclación rápida, el abandono indebido del tratamiento farmacológico prescrito, que, una vez retomado, resulta menos eficaz como previsor de recaídas (especialmente el litio), de ahí la extrema importancia de una constancia en el seguimiento de las pautas médicas.
¿Cuáles son los síntomas del trastorno bipolar?
El trastorno bipolar es frecuentemente difícil de reconocer y de diagnosticar. Una de las razones es debido a la hipomanía, la cual es una temprana señal del trastorno. La hipomanía puede causar que la persona tenga un alto nivel de energía, pensamientos grandiosos no reales o ideas e impulsividad o comportamiento perturbador y alarmante. Éstos síntomas pueden sentirse como algo bueno para la persona, lo cual puede llevarle a negar que existe un problema. Otra razón para la falta de reconocimiento es que el trastorno bipolar puede aparecer como síntomas de otras enfermedades o puede ocurrir con otros problemas como los del abuso de sustancias, comportamiento irregular en la escuela o problemas en su lugar de empleo.
Los síntomas de la manía
Los síntomas de la manía, los cuales pueden durar hasta tres meses si no son tratados, incluyen:
  • Aumento de energía, actividad, inquietud, pensamientos rápidos y el hablar rápido
  • Negación de que existe algún problema
  • Sentimientos excesivamente “altos” o eufóricos—la persona se siente “encima del mundo” y nada, incluyendo malas noticias o eventos trágicos, puede cambiar dicha “felicidad.”
  • Irritabilidad extrema y fácil distracción
  • Reducción de la necesidad para dormir—la persona puede durar por dias sin dormir, o sin sentirsecansado(a).
  • Creencias pocas realistas en tener ciertas habilidades y poderes—la persona puede experimentar sentimientos de confianza exagerada y de optimismo sin fundación. Esto también puede llevar a planes laborales demasiado ambiciosos y la creencia que nada puede detenerle en alcanzar dichas metas.
  • Falta de juicio que está fuera de carácter—la persona puede tomar malas decisiones, manejar un auto sin saber hacía donde va, gastos incontrolables y malos negocios.
  • Un comportamiento continuo que es diferente al comportamiento usual de otras personas—la persona puede que se vista y/o actue diferente a lo que él o ella han hecho anteriormente. La persona puede que se convierta en  colecionista de varios artículos o que se haga indiferente al cuido personal. El o ella puede que se haga obsesivo en escribir o que experimente ilusiones.
  • Compulsión sexual que no es lo usual en el.
  • Abuso de drogas, particularmente la cocaína, alcohol y medicinas para dormir
  • Comportamiento entrometido o agresivo
Los síntomas de la depresión
Algunas personas experimentan períodos de ánimo y comportamiento normal después de una etapa maníaca; sin embargo, la etapa depresiva eventualmente aparecerá.
Los síntomas de la depresión incluyen:
  • Animo persistente de tristeza, ansiedad o de soledad
  • Sentimientos de desesperanza o pesimismo
  • Sentimientos de culpabilidad, desvalorización, o impotencia
  • Pérdida de interés o placer en actividades ordinarias, incluyendo el sexo
  • Decaída de energía, un sentimiento de fatiga o de ser mas “lento”
  • Dificultad en la concentración
  • Inquietud e irritabilidad
  • Trastornos del sueño
  • Pérdida de peso o aumento
  • Dolor crónico u otros síntomas del cuerpo persistentes los cuales no son causados por enfermedades físicas
  • Pensamientos sobre la muerte o el suicidio; incluyendo intentos de suicidio




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...