29 de junio de 2014

Hoy he celebrado mi santo y mi cumple sin ti.





Cariño he llevado a los chicos y a mi madre a comer al Fuelle, donde tantas veces íbamos tú y yo. Pero hoy, por más que lo he intentado no ha sido igual, faltabas tú con tu alegría y tus bromas. Casi no he comido, porque todo me recordaba a ti.  Miraba las mesas en donde nos habíamos sentado tantas veces juntos, y la pena me embargaba de tal manera que se me hacia imposible disfrutar. Solo me apetecía el vino, ya no ponen jarras como la última vez que fuimos, sino un vino de Magallon  que es bastante bueno. Amor no puedo vivir sin ti, esto que vivo ahora no es vida, es estar muerto en vida.
¿Qué pecado he cometido Dios mío? ¿Qué te he hecho para que me la arrebates de esta manera? Sé que soy el más miserable de tus siervos, que solo me he acordado de ti en la adversidad, que cuando todo me iba bien jamás te lo agradecí. Pero Tú eres todo amor y no entiendo, porque tienes que hacer pagar mis culpas a quien, no tiene culpa, a quien solo era puro amor para todos.
Subo al cementerio y se, que ella no está allí, se que esta a Tú lado. Soy incapaz de concebir que hayas podido tener en cuenta sus pequeños fallos y, no la dejes disfrutar de las promesas que tienes preparadas para quienes creemos en Ti. 
Señor perdóname pero deseo morir. Deseo morir para volver a encontrarla, para volver a estar con la única persona que ha sacado lo poco de humano que hay en mí.  Cuantas veces me ha dicho “Juan Carlos que hay que perdonar, que hay que ser bueno”, infinitas. Su voz tenía el poder de calmar a la fiera que hay en mí  pero, hace tanto ya que no oigo su voz.
Señor yo se que Tú me has dado la vida y, que terminar con ella es una grave ofensa hacia Ti, pero tengo que intentarlo. Tengo que llegar a ella de nuevo, cueste lo que cueste, mi vida solo a sido vida mientras estuve a su lado.

28 de junio de 2014

Adiós para siempre, mitad de mi vida

 

Adiós para siempre, mitad de mi vida,
un alma tan sólo teníamos los dos;
mas hoy es preciso que esta alma divida
la amarga palabra del último adiós.

¿Por qué nos separan? ¿No saben acaso
que pasa la vida cual pasa la flor?
cruzamos el mundo como aves de paso…
mañana la tumba, ¿por qué hoy el dolor?

¿La dicha secreta de dos que se adoran
enoja a los cielos, y es fuerza sufrir?
¿Tan sólo son gratas las almas que lloran
  al torvo destino?… ¿La ley es morir?…

¿Quién es el destino?… Te arroja a mis brazos,
en mi alma te imprime, te infunde en mi ser,
y bárbaro luego me arranca a pedazos
el alma y la vida contigo… ¿por qué?

Adiós… es preciso. No llores… y parte.
La dicha de vernos nos quitan no más;
  pero un solo instante dejar de adorarte,
hacer que te olvide, ¿lo pueden? ¡Jamás!

Con lazos eternos nos hemos unido;
en vano el destino nos hiere a los dos…
¡las almas que se aman no tienen olvido,
no tienen ausencia, no tienen adiós!


Manuel Maria Flores

27 de junio de 2014

LA CANCIÓN DESESPERADA

http://www.neruda.uchile.cl/obra/index2.html
EMERGE tu recuerdo de la noche en que estoy.
El río anuda al mar su lamento obstinado.
Abandonado como los muelles en el alba.
Es la hora de partir, oh abandonado!
Sobre mi corazón llueven frías corolas.
Oh sentina de escombros, feroz cueva de náufragos!
En ti se acumularon las guerras y los vuelos.
De ti alzaron las alas los pájaros del canto.
Todo te lo tragaste, como la lejanía.
Como el mar, como el tiempo. Todo en ti fue
           naufragio!
Era la alegre hora del asalto y el beso.
La hora del estupor que ardía como un faro.
Ansiedad de piloto, furia de buzo ciego,
turbia embriaguez de amor, todo en ti fue naufragio!
En la infancia de niebla mi alma alada y herida.
Descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!
Te ceñiste al dolor, te agarraste al deseo.
Te tumbó la tristeza, todo en ti fue naufragio!
Hice retroceder la muralla de sombra,
anduve más allá del deseo y del acto.
Oh carne, carne mía, mujer que amé y perdí,
a ti en esta hora húmeda, evoco y hago canto.
Como un vaso albergaste la infinita ternura,
y el infinito olvido te trizó como a un vaso.
Era la negra, negra soledad de las islas,
y allí, mujer de amor, me acogieron tus brazos.
Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.
Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!
Mi deseo de ti fue el más terrible y corto,
el más revuelto y ebrio, el más tirante y ávido.
Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas,
aún los racimos arden picoteados de pájaros.
Oh la boca mordida, oh los besados miembros,
oh los hambrientos dientes, oh los cuerpos trenzados.
Oh la cópula loca de esperanza y esfuerzo
en que nos anudamos y nos desesperamos.
Y la ternura, leve como el agua y la harina.
Y la palabra apenas comenzada en los labios.
Ése fue mi destino y en él viajó mi anhelo,
y en él cayó mi anhelo, todo en ti fue naufragio!
Oh sentina de escombros, en ti todo caía,
qué dolor no exprimiste, qué olas no te ahogaron.
De tumbo en tumbo aún llameaste y cantaste
de pie como un marino en la proa de un barco.
Aún floreciste en cantos, aún rompiste en corrientes.
Oh sentina de escombros, pozo abierto y amargo.
Pálido buzo ciego, desventurado hondero,
descubridor perdido, todo en ti fue naufragio!
Es la hora de partir, la dura y fría hora
que la noche sujeta a todo horario.
El cinturón ruidoso del mar ciñe la costa.
Surgen frías estrellas, emigran negros pájaros.
Abandonado como los muelles en el alba.
Sólo la sombra trémula se retuerce en mis manos.
Ah más allá de todo. Ah más allá de todo.
Es la hora de partir. Oh abandonado!

25 de junio de 2014

Señor Dios mío fuente de luz



Señor Dios mío fuente de luz, suma verdad y eterna bondad, transforma este momento actual en horas de visión e inspiración.

Ayúdame a encontrar sabiduría; ilumina mis pensamientos y deseos. Realiza mis esperanzas a través de actos rectos. Dame fuerzas para concentrar mi espíritu. 
Ayúdame en mi empeño de razonar con objetividad. Déjame ver la verdad y, en tu luz, encontrar la luz.

Auxíliame, mi Dios eterno, para evitar la vanidad y el orgullo, para tomar decisiones dignas y honradas y sentirme verdaderamente tu Hijo.

Amén.

24 de junio de 2014



San Juan





Hoy cariño he echado más en falta tu presencia . Me han faltado tu felicitación y tus besos. Es mi primer Santo sin ti y no tengo ganas de celebrarlo. Incluso el día, triste y nuboso parece acompañar mi pesar. El domingo llevare a todos a comer, será como si celebráramos, no mi onomástica, sino mi despedida. Con casi todo ya arreglado solo queda que lo presenten y pagar, una vez hecho esto ya no me quedara nada que hacer aquí.

22 de junio de 2014

En cualquier lugar te veo




Veo la televisión y me acuerdo de ti, bajo al bar y una canción me recuerda a ti, las risas de la gente me recuerdan la tuya, en la forma de las nubes te veo y, todo eso, me hace llorar.
Te fuiste mi amor y me dejaste solo, te fuiste sabiendo que dependía de ti para vivir. No es un reproche, es el mal estar que me embarga y que me tiene idiotizado.
Llevo más de cinco meses a la deriva. Vago ausente esperando mi final, un final que me acerque de nuevo a ti.
Esta vida, que no es vida, me pudre por dentro. Deseo acabar con todo y no encuentro el momento, las cosas son como son y sobre todo, como bien sabes, “las de palacio van más despacio”. Esta semana vamos a firmar al notario, con lo cual tendré otra cosa acabada. Las ayudare hasta que tengan todo en orden y después; después iré a tu encuentro. Espero encontrarte al otro lado para que sigas ayudándome también allí.
 La vida sin ti, no me llena. No le encuentro “sabor” a vivir siempre con el corazón acongojado por la pena. He vuelto a ser el desastre que fui antes de conocerte, hace ya tantísimos años. Solo tú sacabas de mi lo que había de bueno.
Voy a ti cariño mío, espérame solo un poco más. Arreglar el papeleo no es eterno y, en cuanto termine, parto a buscarte.
Te quiere
 Tu marido que no te olvida

20 de junio de 2014

No soy


 No soy ni la sombra de lo que fui,
Vivo en recuerdos que dejaste olvidados al partir
Vivo respirando por los momentos
 que pase a tu lado,
Vivo atado a ti.

Qué triste es estar sólo




 Qué triste es estar sólo, aun sin saber lo que es el amor,
 pero lo más triste es saber lo que es amar y ser amado, 
y luego de ser feliz quedar solo, 
de un momento a otro, y sin poder hacer nada.

19 de junio de 2014

y mientras muero


y mientras muero…
mi ultimo aliento susurrara tu nombre
y te encuentro ahi…
ahi junto a mi,
como siempre te quise tener…

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...